Una educación con religión
es una formación
completa.

La asignatura de religión ofrece una visión íntegra del mundo y de la persona. Permite también conocer el papel de las religiones en la formación de las culturas y por qué han sido, son y serán fundamentales en la vida de las personas.

Grandes razones para cursar una asignatura apasionante.

Además de ayudar a entender el mundo en el que vivimos, nuestra cultura y la de los demás, deberíamos valorar estas grandes razones:

ES TU LIBERTAD PARA ELEGIR

La religión es la única asignatura que puedes elegir cada año. Si la eliges puedes conocer mejor el sentido de la vida, el origen del arte y la cultura, el valor de cada ser humano. Elegir religión te permite conocer mejor para ser más libre.

UNA VISIÓN PLURAL DE LA SOCIEDAD

Es una asignatura para debatir, dialogar sobre nuestra sociedad y sus valores, sobre las grandes preguntas de la persona humana, sobre cómo construir un mundo mejor. Es un tiempo para comprender y dialogar con todos y ofrecer respuestas.

NO MIDE TU FE, SINO TU CONOCIMIENTO

En religión no se te pregunta por tus creencias, sino sobre el contenido de la asignatura impartida. El respeto a la libertad de cada alumno es total, porque la fe es un acto de la libertad de la persona.

FOMENTA EL RESPETO Y LA TOLERANCIA

La clase de religión te ayuda a conocer la persona humana, su valor y dignidad. Por eso fomenta la solidaridad, la tolerancia, el respeto, el compromiso, la opción por los más necesitados, la lucha por la justicia...

APORTA VALORES HUMANOS ESENCIALES

Jesús de Nazaret nos dejó un estilo de vida que merece la pena conocer. Es el gran maestro de humanidad que nos enseñó a ser personas que buscan el bien, la verdad y la belleza, a vivir la relación original con el Misterio que nos constituye.

AYUDA A COMPRENDER EL MUNDO EN EL QUE VIVES

Las tensiones en Oriente Medio, el liderazgo del Papa Francisco, la necesidad del cuidado de la Naturaleza, la preocupación por los refugiados, la persecución sistemática de los cristianos en Oriente y África, las causas del terrorismo son afrontadas en esta asignatura.

¿cómo puedo apuntarme?

01

Dirígete al centro en el que estudias durante el período de matriculación. Muéstrales el deseo de conocer una asignatura que puede cambiar tu vida.

02

En el impreso de matriculación señala la opción de “Enseñanza religiosa”. Tienes libertad para elegirla y el centro tiene obligación de ofrecerla.

03

Cuéntaselo a otras personas que puedan compartir tus inquietudes.

Qué barreras puedo encontrar
y cómo salvarlas.

‘Somos un centro laico’

Los centros son aconfesionales y no propagan la ideología laicista. Impedir la presencia de la religión en la escuela va contra el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos (art.27 de la Constitución) y contra los derechos humanos que defienden la enseñanza de la religión (art.18 de la Declaración de los Derechos Humanos).

‘No hay profesor’

La Iglesia prepara a docentes para impartir la asignatura de la religión en cada centro. Todos ellos han estudiado en la Universidad, cursando Magisterio o una Licenciatura, además de realizar las asignaturas de capacitación para la enseñanza religiosa católica. De igual modo, asisten regularmente en sus diócesis a sesiones de formación permanente para el profesorado.

‘No cuenta para nota’

Según la Ley de Educación vigente la asignatura es evaluable y su nota debe contar para la media académica. En cualquier caso, cuenta para la vida. Lo que aprendes en clase de religión se comienza a vivir incluso desde antes de salir del aula.

‘horario incompatible con otras actividades’

La asignatura de religión no puede tener como alternativa otras asignaturas que supongan avance o refuerzo de otros contenidos. Tampoco pueden impedir el desarrollo del alumno de actividades culturales o deportivas.